Prensa Formosa
CARGANO
 
{DESTACADO_2} {DESTACADO_1} {DESTACADO_3}
{DESTACADO_4} {DESTACADO_5}
El desarrollo cognitivo de los niños se debe a los nutrientes que aporta la lactancia y al vínculo que se establece entre la madre y el hijo en ese acto.


La Nutrición es un factor muy importante para el crecimiento físico y mental de los niños ya que en los primeros tres años de vida se desarrolla el 85% del cerebro. Todo lo que se haga en este período es una inversión para toda la vida.

Tales fueron las palabras de Jorge Higuera, director Médico Regional para Latinoamérica de Mead Johnson, en el marco del I Simposio Mead Johnson de Actualización de Nutrición Infantil, que se realizó el mes pasado en Buenos Aires donde destacados especialistas a nivel mundial expusieron sobre las últimas novedades en esta materia.

Colin Rudolph, profesor de Pediatría Clínica en la Universidad de California en San Francisco, uno de los oradores del simposio, se refirió a la Membrana del Glóbulo de Grasa de Leche (MFGM), explicando que contiene biocomponentes (lípidos complejos) presentes en la leche materna que favorecen el desarrollo mental y refuerzan el sistema inmune de los niños.

"Los avances recientes en la tecnología han permitido la adición de los Lípidos de la Membrana del Glóbulo de Grasa (LMGG) a las fórmulas infantiles logrando importantes beneficios para la cognición y el comportamiento”, aseguró Rudolph.

En diálogo con CONBIENESTAR, el Dr. Horacio F. González (MP 15458), Doctor en Medicina especialista en Nutrición Pediátrica, explicó que la lactancia materna es el mejor alimento para el bebé, no sólo por los nutrientes de la leche, sino también porque estimula el vínculo madre-hijo, importante para el desarrollo cognitivo del niño.

En cuanto a los nutrientes de la leche materna, el especialista remarcó que si bien todos son importantes, dadas las ventajas halladas sobre el neurodesarrollo del niño se investigó cuáles serían los de mayor impacto.

“Los primeros nutrientes sobre los que se hipotetizó las ventajas del amamantamiento fueron los ácidos grasos de cadena larga hallados en la leche materna, específicamente el ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido araquidónico (AA), llamados esenciales porque deben darse con la alimentación ya que el organismo no los forma los primeros meses de vida”, comentó el Dr. González.

El médico agregó que "estudios recientes muestran que los lípidos complejos que se hallan en la membrana que envuelve los glóbulos de grasa de la leche cumplen un rol muy importante en la arquitectura de la comunicación neuronal en el cerebro". Es decir, que se incorporan al sistema nervioso central. Lo novedoso es que se logró aislar ese componente y agregarlo a las fórmulas industriales de leche infantil.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el amamantamiento de manera exclusiva hasta los seis meses de vida del niño, y luego, dar leche materna más otros alimentos hasta los tres años; pensando en especial en los grupos sociales más vulnerables, en los que, pese al estado nutricional de la madre, siempre será el mejor alimento.


NO HAY COMENTARIOS AUN.



Notas relacionadas


info@prensaformosa.com.ar
Visita N° 5167 | Hoy: 1 | En línea: 2
© Copyright   |   Todos los derechos reservados - 2016

Hosting, Streaming y Desarrollo Web