Prensa Formosa
CARGANO
 
{DESTACADO_2} {DESTACADO_1} {DESTACADO_3}
{DESTACADO_4} {DESTACADO_5}
Un amplio estudio aporta más evidencia sobre sus beneficios, incluso para quienes toman más de ocho tazas por día.


Una bien cargada para arrancar el día. Otra para despabilarse cuando las energías empiezan a flaquear en medio de la jornada laboral. Quizás un cortadito después del almuerzo, o uno a la noche con algo dulce y una serie. Incluso tomando todas esas tazas de café y varias más los beneficios para la salud se mantienen y hasta aumentan las posibilidades de vivir una vida más larga, de acuerdo a un nuevo estudio.

La investigación publicada en la revista JAMA Internal Medicine incluyó a casi medio millón de adultos británicos y concluyó que los bebedores de café tienen un riesgo menor de muerte a 10 años que quienes no lo toman.

Ese aparente aumento a la longevidad se vio con el café instantáneo, molido o descafeinado, resultado similar al de una investigación estadounidense. Este es el primer gran estudio en indicar un beneficio incluso en las personas con fallas genéticas que afectan cómo sus cuerpos metabolizan la cafeína.

En general, los bebedores de café tuvieron entre 10% y 15% menos probabilidades de morir que quienes no lo consumen durante el seguimiento de una década. Las diferencias por cantidad de café consumido y variaciones genéticas fueron mínimas.

“Este gran estudio prospectivo de cohortes de medio millón de personas encontró asociaciones inversas para el consumo de café con la mortalidad, incluso entre los participantes que bebían de una a ocho o más tazas por día”, explicó la autora principal del trabajo Erikka Loftfield, investigadora del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, para quien los hallazgos “proporcionan más evidencia de que el consumo de café puede formar parte de una dieta saludable”, al tiempo que “ofrecen tranquilidad” a quienes lo toman.

El café contiene más de 1.000 compuestos químicos, entre ellos antioxidantes que ayudan a proteger células. Estudios anteriores indican que las sustancias en el café podrían disminuir a inflamación y mejorar la utilización de la insulina, lo reduciría las posibilidades de desarrollar diabetes. No obstante, todavía no está claro cómo tomar café contribuye a vivir más. “La tarea de explicar un posible beneficio de longevidad continúa”, dijo Loftfield.

Los resultados no demuestran que tu cafetera es una fuente de la eterna juventud ni es motivo para que todos comiencen a tomar café, sostuvo Alice Lichtenstein, experta en nutrición de la Universidad Tufts, quien no formó parte de la investigación. Pero agregó que los resultados refuerzan estudios previos y ofrecen confianza adicional a los bebedores de café. "No es difícil creer que algo que disfrutamos tanto, puede ser bueno para nosotros. O por lo menos no malo", dijo.

Los participantes -hombres y mujeres de 38 a 73 años- llenaron cuestionarios sobre consumo diario de café, ejercicio y otros hábitos, y se sometieron a exámenes físicos, incluidos análisis de sangre. La mayoría tomaban café: 154.000 tomaban dos o tres tazas diarias y 10.000 bebían al menos ocho. Durante la siguiente década, 14.225 participantes murieron, la mayoría de cáncer o enfermedad cardíaca.

Como en trabajos previos, se vio que quienes toman café son más propensos a tomar alcohol y fumar, pero los investigadores tomaron esos factores en consideración y parece que tomar café los contrarrestó.

Fuente: AP


NO HAY COMENTARIOS AUN.



Notas relacionadas


info@prensaformosa.com.ar
Visita N° 3565 | Hoy:  | En línea: 2
© Copyright   |   Todos los derechos reservados - 2016

Hosting, Streaming y Desarrollo Web