Prensa Formosa
CARGANO
 
{DESTACADO_2} {DESTACADO_1} {DESTACADO_3}
{DESTACADO_4} {DESTACADO_5}
Desde su adolescente, Fabián Lunkes, de 32 años, debió hacer frente a las responsabilidades de un adulto. Sin poder asistir a la escuela, asumió el rol de padre de familia. Padeció necesidades y sus juguetes fueron herramientas para trabajar.


Actualmente vive en el barrio Santa Rosa de San Pedro con su esposa Rosa Olivera (31) y sus cinco hijos. Fue así que, al toparse con la necesidad de decenas de niños, decidió fundar un comedor con fondos propios, que funciona los días sábados y al que asisten más de 25 niños del barrio San Miguel.

De esta manera y con el apoyo de la familia, llevan adelante esta iniciativa hace más de nueve meses, y además del alimento, brindan contención a los pequeños.

Fabián hablo de su iniciativa y remarco: "Más que nada surgió como una idea para compartir con los chicos, vengo de una familia de escasos recursos y este tema me toca muy de cerca, principalmente cuando hay niños. Creo que lo poco que uno como ser humano puede aportar a la sociedad tiene sus frutos, enseñándoles valores, incentivándolos a que vayan a la escuela, a que puedan tener un futuro mejor".

La elección de llevar un plato de comida al barrio San Miguel surgió mediante sus recorridas como vendedor, cuando solía ver a muchos menores en la calle. Para ello cuenta con la colaboración de una vecina, Graciela, quien cede el patio de su casa para que allí funcione el comedor. En un primer momento funcionaba dos veces por semana pero en período escolar la mayoría de los niños del lugar asisten a la escuela con jornada completa, por lo que resulta más beneficioso los días sábados.

Allí los niños se acercan con sus cubiertos y un recipiente para llevar el sobrante. Minutos antes de que el almuerzo esté listo, las mesas y bancos donados por la misma familia están colmados de niños que aguardan con ansias el plato de comida. También les enseñaron a bendecir la mesa antes de comer.

Toda la mercadería es aportada por la familia, que subsiste mediante un kiosco y los trabajos como changarín en varios oficios que realiza Fabián.

En el lugar, las necesidades están a la vista, más aún teniendo en cuenta que es un asentamiento que se pobló de forma exponencial en los últimos tiempos.

“A veces vemos que les falta ropa y zapatillas. Cuando notamos esas cosas pedimos y les damos lo que conseguimos. Además de lo material, la contención, el estar, que tengan ese espacio para compartir es muy bueno ya que ellos no tienen espacios para juegos más que las escuelas lejanas, pero sí son muchas las carencias”, señaló Lunkes.

En este panorama y teniendo en cuenta que se acerca el Día del Niño, pretenden realizar una gran fiesta. Debido a que sus condiciones no les permiten comprar juguetes, darán inicio hoy a una campaña que consiste en dar media docena de bollos a cambio de un juguete. Con eso pretenden agasajar de la mejor manera a los pequeños.


NO HAY COMENTARIOS AUN.



Notas relacionadas


info@prensaformosa.com.ar
Visita N° 4116 | Hoy: 3 | En línea: 1
© Copyright   |   Todos los derechos reservados - 2016

Hosting, Streaming y Desarrollo Web