Prensa Formosa
CARGANO
 
{DESTACADO_2} {DESTACADO_1} {DESTACADO_3}
{DESTACADO_4} {DESTACADO_5}
Las lluvias, propias del otoño, son necesarias para restablecer ríos y embalses, pero también hacen que a muchas personas les duelan las articulaciones. Así, cuando un amigo te dice que va a llover porque puede sentirlo, créele. Y es que, aunque suene inverosímil, el dolor de huesos y/o articulaciones relacionado con las lluvias tiene respaldo científico.


En el año 2012, un estudio realizado por el Instituto Poal de Reumatología de Barcelona y la Unidad de Salud Articular de Bioibérica Farma quiso comprobar si este dolor de huesos que notan los pacientes cuando cambia el tiempo era real. Y descubrieron que sí, que el paciente tenía razón y que los cambios de temperatura y de presión atmosférica afectan a las personas con artrosis y artritis.
dolor de huesos cuando llover

Concretamente, se vio que unos días antes de que llueva (cuando la presión barométrica baja) los pacientes artrósicos sienten más dolor en sus articulaciones. Sin embargo, las personas que sufren artritis reumatoide perciben un mayor dolor articular cuando bajan las temperaturas.

La doctora Ingrid Möller, reumatóloga y directora del Instituto Poal de Barcelona, explica que hay un 40% de pacientes que son susceptibles de predecir los fenómenos meteorológicos según el dolor de sus articulaciones. “Por suerte, el cambio de tiempo sólo influye en la percepción del dolor y no agrava la enfermedad”, explicaba Möller.

¿Eres meteorosensible?. Las investigaciones están demostrando que, efectivamente, el organismo reacciona de forma potente ante las más mínimas alteraciones climáticas. Una caída de la temperatura o una menor presión atmosférica pueden activar repentinamente fenómenos como jaquecas, dolor de huesos e, incluso, una mayor sensibilidad en antiguas cicatrices o pieles con eczema.

Tanto es así, que hay toda una rama de la ciencia dedicada a estudiar los efectos del clima en la salud (biometeorología), y algunas investigaciones muestran que un porcentaje no pequeño de las personas es meteorosensible. Es decir, logra detectar que un día soleado se volverá lluvioso en horas, basándose en un simple pero repentino dolor de huesos.

¿Por qué sentimos los cambios de clima?. Las articulaciones del cuerpo tienen nervios sensitivos. Estos nervios se denominan “baroreceptores” y responden a los cambios en la atmósfera. Cuando la presión barométrica disminuye o está baja, implica que el aire se ha vuelto húmedo, lo que señala posibilidades de lluvia. Precisamenete, los receptores nerviosos del cuerpo responden cuando se producen estas condiciones atmosféricas.
Explicación:

Cuando el aire y la presión ambiental cambian y disminuyen, la cantidad de fluidos o presión que reciben las articulaciones varía. Las personas que tienen artritis sienten más el cambio porque tienen menos cartílago para proteger las articulaciones.


NO HAY COMENTARIOS AUN.



Notas relacionadas


info@prensaformosa.com.ar
Visita N° 4915 | Hoy: 1 | En línea: 2
© Copyright   |   Todos los derechos reservados - 2016

Hosting, Streaming y Desarrollo Web