Prensa Formosa
CARGANO
 
{DESTACADO_2} {DESTACADO_1} {DESTACADO_3}
{DESTACADO_4} {DESTACADO_5}
Científicos de la Sociedad Europea de Cardiología sostienen que cocinar con carbón o leña podría provocar la muerte prematura a raíz de enfermedades cardiovasculares. Fueron evaluadas más de 300.000 personas que cocinaron así más de 20 años.


La Sociedad Europea de Cardiología publicó un informe del estudio que encabezó el doctor Derrick Bennet, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, que sostiene que el uso a largo plazo del carbón o la madera quemada (leña) para cocinar puede provocar la muerte prematura por enfermedades cardiovasculares.

El científico británico dispuso de pruebas limitadas, sin embargo, sugirió que la contaminación del aire por cocinar con combustibles sólidos es lo que puede dañar a la salud.

Según la publicación, la evaluación incluyó a 341.730 adultos de entre 30 y 79 años reclutados en 10 áreas de China entre 2004 y 2008. Se entrevistó a los participantes acerca de la frecuencia con que cocinaron y el combustible principal utilizado en sus tres hogares más recientes.

A partir de eso, los investigadores calcularon el tiempo de exposición de estas personas. Se observó principalmente a aquellas personas que semanalmente cocinan con carbón o madera quemada y posteriormente se recopiló la información sobre mortalidad hasta el 1 de enero de 2017, con registros de defunciones y registros hospitalarios.

La edad promedio oscilaba los 51 años y tres cuartas partes fueron mujeres. Nueve de cada 10 pasaron al menos 30 años de su vida cocinando con combustible sólido. Igualmente, evaluaron a otros que de combustibles sólidos pasaron a usar otros que son considerados limpios, como el gas o la electricidad.

Según el informe realizado por Bennet, los participantes que habían usado combustibles sólidos durante 30 años o más tenían un riesgo 12% mayor de muerte cardiovascular que aquellos que lo hicieron por un periodo inferior a 10 años.

En cambio, con el uso de combustibles limpios se asoció un menor riesgo de muerte cardiovascular. Como la electricidad o gas debilitó el impacto, entonces, el investigador Bennet sostuvo que el riesgo es reversible.

Es decir, para disminuir la posibilidad de tener una muerte prematura, lo único que hay que hacer es reemplazar los combustibles sólidos por los que son limpios.


NO HAY COMENTARIOS AUN.



Notas relacionadas


info@prensaformosa.com.ar
Visita N° 5174 | Hoy: 1 | En línea: 1
© Copyright   |   Todos los derechos reservados - 2016

Hosting, Streaming y Desarrollo Web