Prensa Formosa
CARGANO
 
{DESTACADO_2} {DESTACADO_1} {DESTACADO_3}
{DESTACADO_4} {DESTACADO_5}
La Asociación Argentina de Microbiología emitió un comunicado por el retiro de lotes dispuesto por la ANMAT. Es la primera entidad que hace una advertencia formal sobre el problema.


La Asociación Argentina de Microbiología (AAM) salió a alertar por los lotes de alimentos congelados contaminados que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ordenó retirar preventivamente y consideró que para controlar o minimizar el riesgo de listeriosis (la enfermedad que produce la bacteria Listeria monocytogenes) “es necesario implementar la vigilancia y notificación obligatoria de esta enfermedad en nuestro país”, señala el comunicado, y agrega: “Ante una alerta como la descripta no es posible dimensionar su impacto”. Por ejemplo –sigue el texto-, se desconoce si hubo algún aborto espontáneo causado por L. monocytogenes asociado al consumo de vegetales congelados provenientes de Hungría. Es la primera sociedad científica que lanza una advertencia por esta contaminación.

La ANMAT ordenó el 2 de agosto el retiro preventivo de 128 lotes de productos congelados a base de maíz y otros vegetales elaborados con materias primas que habrían sido importados desde Hungría. La alarma se encendió a partir de un alerta emitido por el Sistema Europeo de Alerta Rápida para Alimentos, porque en Europa se registró un brote de listeriosis invasiva asociado al consumo de vegetales congelados provenientes de ese país con un saldo de 9 muertes hasta el 15 de junio de este año. Luego de ese primer retiro, la ANMAT emitió cuatro alertas más ampliando el retiro a más lotes afectados.

En julio de 2018 la ANMAT emitió un comunicado a todas las jurisdicciones bromatológicas del país informando que la partida de vegetales congelados, presuntamente contaminada, ingresó al país y fue distribuida a elaboradores mayoristas para la preparación de diferentes productos congelados.

El comunicado de la AAM advierte que esos productos tuvieron diferentes destino:
1) Fueron retirados por las mismas empresas.
2) Fueron utilizados para la preparación de conservas industriales.
3) Fueron utilizados como materia prima para la elaboración de distintos alimentos congelados.

?“Cabe destacar –añade el documento- que la L. monocytogenes es eliminada en el proceso de esterilización industrial al cual se someten las conservas. Listeria no presenta una termorresistencia especial, por lo cual el tratamiento de pasteurización también es efectivo para eliminar este agente patógeno”.

En la Argentina, advierte la AAM, la listeriosis “forma parte de las patologías bajo vigilancia en la Red de Laboratorios de Bacteriología, en las secciones: 1. Infecciones Bacterianas Gastrointestinales y ETA (enfermedad transmitida por alimentos) y 2. Infecciones Bacterianas del Sistema Nervioso Central, Respiratorias y Sistémicas”. Sin embargo, hasta el presente “no se documentaron brotes asociados a alimentos contaminados”, dice el comunicado, aunque aclara que “debido a las características únicas de listeriosis, la vigilancia epidemiológica tradicional presenta debilidades para la detección temprana de brotes de esta enfermedad”.

Desde 1985 hasta hoy se registraron en el país un total 310 casos de listeriosis invasiva, señala. “Todos estos casos corresponden principalmente a sepsis y meningitis. Sin embargo, se desconoce la incidencia de L. monocytogenes en abortos espontáneos, dado que el aislamiento del microorganismo requiere de medios de enriquecimiento y selectivos, no disponibles generalmente en los laboratorios de microbiología clínica. En este contexto, y considerando que listeriosis per se no es de notificación obligatoria, se puede asumir una sub-notificación de la enfermedad y por ende el desconocimiento del real impacto en la salud pública de nuestro país”, señala el texto.

La listeriosis humana invasiva se considera una enfermedad transmitida por alimentos y generalmente afecta a personas inmunocomprometidas, mujeres embarazadas y recién nacidos. En este grupo de riesgo, la listeriosis tiene una alta tasa de letalidad, de 20 a 30%. La infección se caracteriza por diversas condiciones clínicas como abortos espontáneos, meningoencefalitis, septicemia, gastroenteritis e infecciones graves en recién nacidos.

“L. monocytogenes difiere de la mayoría de los patógenos alimentarios bacterianos debido a su capacidad para sobrevivir condiciones ambientales adversas, por lo tanto, puede crecer en diferentes tipos de matrices de alimentos. Esta bacteria se inactiva fácilmente mediante la cocción, por lo tanto, las principales fuentes de infección son alimentos listos para el consumo como queso blando, productos avícolas, embutidos, pescado ahumado, verduras, mariscos y ensaladas”, señala la AAM. La bacteria además se caracteriza por la formación de biofilms que la hacen resistente a los desinfectantes y la ayudan a “la supervivencia y persistencia en entornos asociados a los alimentos, desde donde pueden transferirse a alimentos que conducen a la contaminación con el consecuente riesgo para el consumidor”.


NO HAY COMENTARIOS AUN.



Notas relacionadas


info@prensaformosa.com.ar
Visita N° 5746 | Hoy:  | En línea: 12
© Copyright   |   Todos los derechos reservados - 2016

Hosting, Streaming y Desarrollo Web